Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Utopía Verde / Reportajes / Historia Ibérico-Europea / Historia Antigua


Beneficiarias MM
Proyectos hermanos

nuestronombre.es

minombre.es

Agradecimientos

Diseño web Huelva: sitios web, tiendas online, enewsletters, marketing digital, posicionamiento web (SEO), etc.

 

Nota importante

Los elementos de esta sección (publicados por la Fundación Utopía Verde entre los años 1998 y 2013) están pendientes de revisión actualizadora: más información.

Historia Antigua

Desde el siglo VI a.C. hasta el siglo V d.C.

La separación entre la Prehistoria y la Historia propiamente dicha, es un problema difícil. Y no lo es menos el de la identificación de los pueblos prehistóricos (verdaderos grupos étnicos anónimos) con los pueblos que ya tienen un nombre aceptado por los historiadores.

En primer lugar, ha de tenerse en cuenta que la Prehistoria, más que una Edad de la Historia, es una fase de la cultura humana, de duración variable según el territorio cuya historia estemos estudiando. Las fuentes del prehistoriador son materiales antropológicos y arqueológicos: restos humanos, reliquias de la vida y del trabajo de los hombres. Las fuentes del historiador son escritas y, como accesorias, las mismas del prehistoriador. El prehistoriador no puede hablar de individuos de nombre conocido, ni de pueblos, ni determinar cronológicamente los hechos, cosa que el historiador ha de hacer necesariamente.

Durante la Historia Antigua de la Península Ibérica, y aunque sólo cabe hablar de pueblos ibéricos en un sentido geográfico, se produjo un lento proceso de iberización que siguió tres líneas fundamentales: 1) por la costa Sur y Andalucía, hasta el estrecho de Gibraltar; 2) por la costa levantina hasta el Bajo Aragón y el Sur de Francia (valle del Ródano); y 3) por la Meseta hasta la parte septentrional de Extremadura.

La diversidad (étnica, cultural, económica, política, lingüística, religiosa, etc.) fue el rasgo común entre los pueblos peninsulares primitivos; pero pueden establecerse unas líneas de demarcación geográfica dentro de las cuales su caracterización era más homogénea. De este modo, las zonas Sur y Este constituyeron el área de mayor iberización, siendo mayor su grado de civilización por su proximidad al área tartéssica y a los enclaves griegos y fenicios.

Dentro de este período podemos distinguir: